becera navidad un rincon para mis cosas

becera navidad un rincon para mis cosas

viernes, 13 de julio de 2012

Aversión a los cristales

Los cristales me gustan como a todos.... limpios y transparentes! Y aunque parezca un contrasentido odio limpiarlos por esa misma razón!
Alguno pensaran.. Eih? Pero es que se me da fatal limpiar cristales! Será cuestión de practica porque los limpio poco pero es que no puedo soportar los brillos esos que se quedan a veces (a mí siempre) y es que de verdad, se me da horrible!

Y qué me dices si hablamos de los cristales del coche? Es que con los reflejos esos no se ve nada! Es súper desagradable! Os podéis imaginar cómo está el cristal de mi coche, no? Pues es más parecido a algo mate con pizcas.... Eso sí no tengo ni un reflejo! Casi no veo ni la luz del sol!!!!
El otro día mi marido me sugirió que le pasara un pañito y al explicarle esto, él con toda la razón me dijo, "es mucho mejor no ver, tienes razón!" En fin... No puedo quitarle la razón pero.... Odio los reflejos! Tendré que dedicar unas horas a limpiarlo, porque como he dicho no se me da nada bien y odio los reflejos lo que al sumarlo hace un "dedícale más tiempo a ver si obtienes mejor resultado" y al final sé que terminaré cabreada porque cuando el sol me de de frente tendré reflejos "dañinos"!!!

En casa me pasa igual! Quitar polvo, pasar aspirador y mopa a fondo = 40 minutos; limpiar 1 ventana = 40 minutos! Es normal que se me quiten las ganas de limpiar las otras ventanas, no? Menos mal que no tengo demasiadas!

Además los cristales "te cuentan cosas" (no estoy loca, espera el resultado), por ejemplo en casa de mi madre puedes ver si han pasado por ahí los nietos recientemente porque están llenos de manos y bocas pegadas, eso sí, los de mi madre suelen estar impecables! Los míos dicen que hay una terraza con riego automático que salpica!
Incluso en una ocasión encontré mi silueta marcada en un cristal, bueno más que mi silueta era una especie de frontal de mi cara y una mano.... Lo que ese cristal tan limpio y transparente contaba es que me había roto la nariz! qué dolor!

Mira! Uno de los peligros que tienen los cristales muy muy limpios es que no los ves y te los comes!