becera navidad un rincon para mis cosas

becera navidad un rincon para mis cosas

lunes, 1 de junio de 2015

Gonzalo, 2 años!

Madre mía, cómo pasa el tiempo!!!! Cada vez que digo esto envejezco años!!!! Son siempre los mayores los que dicen que a medida que cumples años éstos van pasando cada vez más deprisa y no es que haya dudado en ningún momento de ello sino que no me gusta reconocer que ya lo estoy experimentando en mis propias carnes! 

El martes pasado fue el segundo cumple de mi príncipe, el pequeño, y como mi casa es diminuta y somos muchos adultos con los que celebrarlo pues nos decantamos por celebrarlo en el campo, cerca de casa.... Parece fácil, verdad!!!! 

Bueno, primero, la ubicación era importante por lo que como se trata de un campo muy frecuentado.... Tuvimos que ir a coger sitio desde por la mañana, es decir, aunque la mayoría de los invitados vinieran a merendar, nosotros también comimos allí! 

Segundo, el tiempo! Había probabilidades de lluvia y llovió, madre mía si llovió, justo a las dos de la tarde un chaparrón que espantó hasta las vacas!  Menos mal que hay gente que piensa en todo y tal cual los domingueros sevillanos en las playas de Cádiz y Huelva, teníamos cenador - con pareces-, muy importante para no empaparse! El resto del día, estupendo! 

Tercero - la comida! Había que pensar en algo que fuera cómodo de comer, de preparar y que aguantara desde la mañana o desde la noche anterior.... Tortillas, salmorejo, empanadas casera, croquetas, wraps de aguacate y atún y cosas de picoteo tipo nachos, aceitunas y patatas! Y chuchea, muchas chuchea! 

Cuarto, la decoración! Un cumple no puede estar desprovisto de guirnaldas, globos.... Lo pusimos todo! Eso sí, con la lluvia las guirnaldas se estropearon un poco pero los globos salvaron la situación! Los pompones también ayudaron aunque alguno quedó por el camino antes de la llegada de los invitados! 

Quinto, la tarta!!! Qué importante es eso en un cumple verdad? Pues no podía estar desde por la mañana así que necesitábamos que algún invitado de la merienda la trajeran y mi madre se encargó! 

Y por ultimo, la diversión! Tuvimos tatoos a lo más macarra del mundo para los niños, vacas a diestro y siniestro y hasta un erizo enorme que pasó por allí, yo nunca había visto un erizo tan grande! El peque se lo pasó genial! 

Resultado: un día estupendo, los niños se lo pasaron bien y los mayores, entre monta, desmonta, quita y pon, se nos pasó el día volando!  Creo que el año que viene, repetiremos! Qué pena no haber hecho fotos buenas!  El año que viene ésto será el punto número 6!